Temas en el Foro (¡Únete!):

Carta abierta al Foro de Sao Paulo desde Nicaragua

Managua, 19 de mayo 2011

Sres. Luiz Inácio da Silva, Ex Presidente de la República de Brasil, Delegados e Invitados al XVII Foro de Sao Paulo.

Ante todo queremos darles la más cálida bienvenida a nuestra querida Patria, Nicaragua, tierra de lagos y volcanes; que ha dado a luz ciudadanos de la talla de Rubén Darío y Sandino, así como todo un pueblo que ha aportado heroicas páginas a la historia de lucha de los pueblos latinoamericanos por su libertad, independencia, soberanía e integración; como países hermanos que desde nuestros orígenes comunes padecemos, en mayor o menor medida, los mismos males.

Con motivo de esta importante reunión de la izquierda latinoamericana Jacinto Suárez, representante del FSLN como organismo anfitrión, ha expresado a los medios que durante la misma se analizará la experiencia del Partido de los Trabajadores de Brasil, acotando que: "Igualmente existe una ruta que es nicaragüense y otras experiencias como la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA), Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y Mercado Común del Sur (MERCOSUR), que son diferentes maneras de integración" y advirtiendo que sobre todas estas experiencias se registrará un intercambio libre porque el Foro de Sao Paulo, "no es una internacional que obliga nada a nadie", sino que un espacio de debates para producir documentos de consenso.

Siendo que obviamente el FSLN hará una exposición parcializada de esa “ruta nicaragüense” distinta a las experiencias del PT de Brasil, del ALBA, UNASUR y MERCOSUR; de forma muy sucinta, puntual queremos aportarles nuestra visión de lo que ella entraña en la experiencia nicaragüense:

1.- La “ruta nicaragüense” consiste en una alianza antinatural del FSLN con una parte de la Iglesia Católica (Miguel Obando Bravo, Roberto Rivas Reyes) ante quien ha sacrificado el derecho de la mujer al aborto terapéutico, establecido en nuestro país desde hace más de cien años; así como el Pacto inmoral con Arnoldo Alemán (condenado a 20 años por sus actos de corrupción mientras fue Presidente de Nicaragua y luego liberado totalmente tras negociar con el FSLN las últimas elecciones municipales en el año 2008), las cúpulas oligárquicas y empresariales del país, los principales agentes contratados por la CÍA (Edén Pastora, Jaime Morales Carazo, entre los más visibles) en la década de los ochenta para destruir el país con el fin de frenar nuestro proceso revolucionario.

2.- Esa “ruta” ha implicado privatizar la cooperación venezolana y manejar de forma totalmente discrecional, oculta, fondos por un monto que este año alcanzarán la suma aproximada de 2,500,000,000.00 de Dólares. Ahuyentando, por esa misma falta de transparencia, la cooperación tradicional de otros países y organismos, pero, manteniendo a la vez los pactos con el FMI, BM, el TLC con los Estados Unidos de Norteamérica y el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea; estos últimos denunciados por la izquierda mundial como lesivos para nuestros pueblos y países de la región.

3.- La misma “ruta” ha pasado por cooptar a las organizaciones gremiales de trabajadores y estudiantes para impedir que ejerzan la defensa de sus derechos particulares y utilizarles en campañas y movilizaciones masivas que reprimen y evitan expresiones populares contrarias a los designios del FSLN. Médicos y maestros son sobreexplotados, sin derecho a remuneración extraordinaria, para brindar a la población la imagen de un Gobierno preocupado por resolver sus necesidades primordiales; cuando al mismo tiempo los allegados al régimen se enriquecen a manos llenas a vista y paciencia de las autoridades nacionales. Es así que las estadísticas demuestran que aún los últimos gobiernos de corte neoliberal venían incrementando las inversiones en Salud y Educación en proporciones mayores a las que lo hace el Gobierno encabezado por el FSLN.

4.- De la misma manera la “ruta” utiliza el poder político para fortalecer económicamente a las empresas privadas, administradas por el FSLN, mediante el manejo arbitrario de los precios en combustibles y productos de consumo básico; así como utilizar los réditos de esas manipulaciones para pagar de forma extrapresupuestaria, ilegal e irregular complementos o “bonos” salariales a los trabajadores del Estado, especial y peligrosamente al Ejército y la Policía; no creemos que en ninguno de los países a quienes ustedes representan una empresa privada, de capital extranjero, pueda legalmente hacer pagos directos a miembros de las fuerzas armadas y los distintos poderes del Estado.

5.- También la “ruta” ha implementado el método de estigmatizar, reprimir y perseguir a las organizaciones de la Sociedad Civil que no se sometan al dictado de las estructuras del FSLN y que puedan cometer la osadía de señalar las irregularidades expresadas en numerales anteriores; eliminar la competencia de los Partidos Políticos de Izquierda y de Derecha que no se presten al juego orquestado entre Daniel Ortega y Arnoldo Alemán.

Hermanos latinoamericanos, al ser el principal objetivo de este foro la construcción de un modelo alternativo de desarrollo a través de una mayor integración continental, mediante el intercambio de experiencias, discusión de las diferencias y la búsqueda de un consenso político regional. Vemos con mucha preocupación y venimos a exponerles que “la ruta nicaragüense”, diseñada por el FSLN, no solamente no abona a la construcción de una auténtica democracia participativa (ahora mismo que se avecina un proceso electoral el FSLN ni siquiera consultó con sus propias bases las candidaturas para las diputaciones), sino que, más bien, está violentando derechos humanos inalienables ya adquiridos y establecidos en las leyes nicaragüenses, creando nuevas formas y métodos perversos de opresión económica y enajenación de los ciudadanos.

Este FSLN que hoy sirve de anfitrión es el mismo a quienes amigos de Nicaragua y su Revolución; como Eduardo Galeano, Mario Benedeti, Noam Chomsky y Bryan Wilson, entre otros (y en ocasión de una huelga de hambre emprendida por la Comandante Dora María Téllez) pidieran: “… que no se cierren los espacios políticos y que haya un diálogo nacional para resolver la crisis alimentaria y del alto costo de la vida que, como muchos países, enfrenta Nicaragua…”, por cuanto: “… La representación política es un derecho. Es un derecho protestar contra los mecanismos que cierran estos espacios. Dora María ejerce su derecho. Ella representa a un amplio sector de la sociedad nicaragüense que debe ser escuchado. Pedimos por su derecho, por el de sus compañeros y el de todos los nicaragüenses…”; y es el mismo FSLN de quien, con mucha tristeza, el gran Saramago dijera: “…Una vez más una revolución ha sido traicionada desde dentro.”

Así pues, ya que este Foro nació también como un intento de reflexión alrededor de la caída del bloque socialista allá por 1990, les invitamos a reflexionar acerca del daño moral real que puede ocasionar a la izquierda latinoamericana y mundial, justamente ahora que el ejemplo brasileño le ha dado un gran impulso, el avalar o respaldar las pretensiones dictatoriales de una persona y un Partido que manejan un discurso de izquierda para justificar arteramente un desempeño reaccionario y neoliberal a ultranza; Daniel Ortega, a diferencia de Sandino que no aspiraba a cargos públicos o riquezas, ha burlado todas y cada una de las Leyes del país con la única y vulgar finalidad de perpetuarse en el poder.

Esperamos que su estadía por esta bella y violentamente dulce Nicaragua, al decir de Cortázar, les sea placentera y que aprovechen la ocasión para investigar un poco más acerca de nuestras realidades y vivencias, de tal forma que llegado el inevitable momento de tomar partido puedan hacerlo a favor del pueblo y no del émulo de Somoza, quien, como aquel, parece no tener noción de los límites y se encuentra a punto de cometer un disparate. El mismo día de hoy nuevamente ha sido ordenado reprimir a un grupo de jóvenes simpatizantes de la izquierda que pretendían llevar un mensaje como este a ustedes... ¿Es el camino de la violencia el que pretenden hacernos transitar?

La Marcha por la Democracia 21 de noviembre 2009







MANIFIESTO CIUDADANO AL FINAL DE LA MARCHA POR LA DEMOCRACIA

Manifiesto de Managua


Hoy, 21 de noviembre de 2009, valientes ciudadanos de todo el país, de diversos sectores y gremios de la sociedad civil, y también de partidos políticos diversos, representando todos a la inmensa mayoría de los nicaragüenses, nos hemos reunido en esta magna asamblea cívica para manifestar nuestro compromiso con la democracia, la libertad y el bienestar para todos los nicaragüenses. Y nos damos todos la bienvenida y felicitamos a la Policía Nacional y a su Jefatura por el profesionalismo y compromiso con que cumplió con su deber de proteger la seguridad y el orden en la Gran Marcha Ciudadana por la Democracia.

Hoy hemos marchado desde todos los departamentos del país, con el VALOR CÍVICO suficiente para desafiar al Poder del Orteguismo, de forma no violenta, pero firme, superando los obstáculos, las amenazas, las intimidaciones y los actos de terrorismo con los que desde hace más de un año, el gobierno del Presidente Ortega ha pretendido atemorizarnos sin ningún resultado.

Nos hemos reunidos para patentizar una vez más, sin miedo y en voz alta, nuestra voluntad de reclamar, de reclamarnos, un Estado donde las autoridades se sometan a las leyes. Donde haya libertad de elegir en forma limpia y transparente a los gobernantes. Y donde cada nicaragüense tenga la oportunidad de mejorar las condiciones de vida de sus familias sin sometimiento a la voluntad de un poderoso, cualquiera que éste sea.

Estamos aquí para comprometernos, todos juntos, a rescatar nuestra democracia política, social y económica, y a detener la dictadura que esconde ese “nuevo modelo” propagandizado por este gobierno, que no es más que un triángulo de abuso de poder, corrupción y manipulación de la pobreza. Un triángulo que ha terminado de desmontar las frágiles bases de la institucionalidad y que está minando derechos fundamentales de los nicaragüenses, pretendiendo manejar de forma absoluta a todos los Poderes del Estado y controlar autoritariamente el espacio sagrado de la sociedad civil, del ciudadano, del SOBERANO: EL PUEBLO DE NICARAGUA.

Los obscuros resultados electorales del 2006, el fraude electoral municipal del 2008 y la flagrante violación a nuestra Constitución Política para intentar re implantar la Reelección Presidencial continua en 2011, han significado la negación de las históricas aspiraciones democráticas del pueblo de Nicaragua. Significan un desprecio vergonzoso por los miles de muertos de las últimas décadas. Un desprecio por las más de 50,000 víctimas de la época somocista, por los 15,000 muertos del Ejército Popular Sandinista, por los 13,000 combatientes caídos en la Resistencia Nicaragüense, y por los miles de hermanos nicaragüenses que para sobrevivir, han tenido que emigrar de nuestra patria. Todos ellos héroes vivos o muertos, algunos conocidos, pero la mayoría anónimos, que han sufrido las consecuencias de regímenes políticos cerrados y corruptos.

Porque ellos creyeron, desde diferentes ángulos, que gobiernos autoritarios e irresponsables como el actual, que se basan en el clientelismo político para conseguir adhesiones, y utilizan el soborno y la amenaza, que se enriquecen a costa de manejar el Estado como un botín para su familia y allegados, mientras conceden migajas al pueblo y lo manipulan, son regímenes depredadores de la sociedad, violadores de la dignidad humana e incapaces de responder al desafío de promover la VERDADERA unidad, la paz y la reconciliación que Nicaragua quiere y se merece.

Porque ellos creyeron, como nosotros sabemos, que regímenes como el Orteguista, solamente sirven para sumir a Nicaragua en el perverso círculo de la Dictadura y la Violencia, círculo que debemos romper sin miramientos, para evitar que siga causando sufrimientos a las nuevas generaciones de nicaragüenses. Para poder enfrentar la crisis económica compleja que estamos viviendo, para poder proteger el salario y combatir el desempleo, para evitar que las violaciones al Estado de Derecho tengan que ser pagadas por el pueblo con impuestos inconsultos e irracionales y para contener la nueva oleada migratoria que afecta al país.

Por todas estas razones y con base a nuestro legítimo derecho de ciudadanos y ciudadanas para decidir el rumbo político, económico y social de nuestro país:

Reiteramos que la libertad es innegociable. Que no aceptamos ni aceptaremos como un hecho consumado el robo electoral del 2008. Que repudiamos el Golpe de Estado cometido por seis magistrados de la Corte Suprema de Justicia contra la Constitución, para perpetuar al señor Ortega en el poder. Por ello recibimos con esperanza el compromiso expresado por los partidos políticos para revertir la dictadura y rescatar la democracia, y que hoy lo han venido a patentizar en esta Marcha.

Reivindicamos la legitimidad que nos asiste para ejercer plenamente nuestra ciudadanía, en el marco de los derechos políticos que nos confiere la Constitución Política de Nicaragua, interpelando a los Poderes del Estado, exigiendo rendición de cuentas frente a toda la sociedad y controlando al poder a través de la fiscalización de los recursos y la participación en el espacio público. Estamos listos a mantener y promover una amplia inclusión ciudadana en un diálogo respetuoso y franco con el liderazgo político, para avanzar en el cumplimiento de este compromiso con la democracia de Nicaragua.

Reafirmamos nuestro rol como sociedad civil autónoma, con derecho a la crítica y con capacidad para hacer propuestas por el bien común de la nación, renovando así el espacio público, dinamizando la vida civil y ampliando las representaciones sociales. Desde esta posición, no competimos con los partidos políticos, antes bien, como ciudadanía organizada interactuaremos con los mismos para alcanzar objetivos comunes que apunten a reconstruir la democracia del país y a enfrentar la devastación que está provocando el autoritarismo orteguista.

Hermanas y hermanos nicaragüenses todos, estamos consientes que nuestra sociedad necesita con urgencia una gobernabilidad basada en acuerdos sociopolíticos amplios e incluyentes y un sistema político legítimo, en el que cada uno de los actores juegue con responsabilidad el rol que les corresponde.

El Estado debe rendir cuentas a la ciudadanía, como su obligación permanente a todos los niveles y de todas las autoridades sin excepción. Son las autoridades las que se deben al pueblo y no el pueblo a las autoridades, porque la ciudadanía, los electores, no somos súbditos sino mandantes. Porque es la ciudadanía la que manda en una democracia.

Las instituciones deben de ser reconstruidas y en este esfuerzo todas las voces deben ser escuchadas y atendidas a fin de lograr el consenso político y social imprescindible, que ha sido roto por la traición de las fuerzas políticas que pretenden mantenerse en contra de la voluntad popular. Sólo así se podrá recuperar la confianza de la ciudadanía y preservar la paz de Nicaragua.

Los partidos políticos, como instituciones indispensables en una democracia, deben ser capaces de canalizar las ansias de libertad, de inclusión y de cambio que tiene toda la ciudadanía. En este sentido, es impostergable la modernización y democratización de los partidos políticos a fin de que cumplan con las funciones que están llamados a ejercer en una democracia y con la capacidad de incluir a las grandes mayorías y minorías del país: las mujeres, los jóvenes y las etnias.

Por ello, declaramos ante esta asamblea popular, que no permitiremos ningún pacto a espaldas del pueblo, ni aceptaremos arreglos de cúpulas. Exigimos a los partidos políticos honrar el compromiso, tanto con sus militancias como con el electorado nicaragüense, cuya gran mayoría no tiene partido, pero sí vota en las elecciones, haciendo pública y transparente cualquier negociación que afecte nuestro futuro electoral y democrático.

Llamamos así mismo a los miembros de los partidos políticos a impulsar la renovación de sus instituciones, y mantenerse fieles a la voluntad de sus bases y electores.

Estas tareas son claves para avanzar en el esfuerzo iniciado con los Pronunciamientos de Metrocentro Uno y Dos, punto de partida en el camino hacia la unidad nacional en defensa de la democracia y en contra de la dictadura, esfuerzos que empiezan a dar algunos resultados y que deben redoblarse.

Es necesario y urgente desmontar todo este sistema excluyente y antidemocrático y en particular, transformar el sistema electoral vigente. Para contribuir con este objetivo, la sociedad civil, desde el Grupo Promotor de Reformas Electorales, tiene una propuesta para “Rescatar la Credibilidad en el Sistema Electoral” que hemos venido discutiendo con la ciudadanía y con los partidos políticos, la que no requiere Reformas a la Constitución Política de la República y que hoy el pueblo está exigiendo en las calles que se implemente.

Todas las personas que han actuado en contra de la voluntad popular y de lo dispuesto en nuestra Constitución no deben volver a ocupar cargos públicos. NO A LOS MAGISTRADOS DEL CONSEJO SUPREMO ELECTORAL. Los partidos políticos y los diputados de la Asamblea Nacional deben ser consecuentes con el compromiso firmado el jueves 19 de no reelegir a ninguno de ellos. Debemos impedir las violaciones a la Constitución y en particular, a la prohibición de la reelección presidencial continua, y debemos oponernos a ello rotundamente. Debemos revertir el fraude electoral y proteger a los nicaragüenses de la injusta intención de hacerles pagar este fraude con mayores e irracionales impuestos, los que afectarían más la economía nacional y empobrecerían aún más a nuestro pueblo sumido ya en una pobreza indigna y de mucha desesperanza.

La jornada ciudadana y la resistencia civil continúa renovada con este Gran Marcha Ciudadana por la Democracia y no cesará hasta que se den las transformaciones necesarias y se den las garantías democráticas suficientes para permitir al país salir de este mal gobierno de una manera cívica y pacífica, y escoger gobernantes honestos, al servicio del bien común, para que Nicaragua vuelva a ser República, como lo soñó Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, mártir de las Libertades Públicas, así como miles y miles que han ofrendado sus vidas por una Nicaragua mejor, en democracia y en libertad.

Porque mañana se abran las anchas alamedas, donde todas las personas sin exclusión podamos transitar en democracia y dignidad, digamos:

NO A LA DICTADURA


NO AL FRAUDE


NO A LA REELECCIÓN

Radio Universidad de Nicaragua Online

Hola amigos, con motivo del 25 Aniversario de la Radio Universidad de la Universidad Centroamericana de Nicaragua, estamos haciendo el esfuerzo para mantener emisiones en línea. Les invitamos a sumarse a este proyecto visitándonos en http://ladelcolor.blogspot.com pronto tendremos un programa de opinión y debates dedicado a los habitantes del ciberespacio y esperamos contar con ustedes como parte de nuestra selecta audiencia.

Gracias.

Actualizaciones en El Tábano Nica